Así lo expresó Eduardo Luis Romay, Chef Ejecutivo del Casino Trillenium, que está ubicado en Tigre, a pocos metros del Río Luján. En este establecimiento donde predominan las máquinas traga monedas, hace dos años comenzaron a ofrecer menú sin tacc y cada vez son más, los celíacos que llegan con ganas de comer seguro y pasar un buen momento.

El menú sin tacc incluye entrada, plato principal, postre y bebida. Cuesta 320 pesos y es el mismo precio que la opción con gluten. Se pueden elegir tartas, empanadas, milanesas, pizzas, crepes y de postre: tiramisú, brownie, lemon pie, cuadraditos dulces y alfajores de maicena.

Además de estas opciones que forman parte del menú fijo se puede elegir cualquier plato y los chefs del establecimiento se lo pueden preparar.  En uno de los salones gastronómicos Eduardo dialogó mano a mano con Celico.

 

¿Cómo surgió la idea de los menús sin Tacc?

“Hace unos años teníamos muchas personas que nos preguntaban si teníamos menús para celíacos. En ese momento nadie quería atenderlos porque no sabían cómo hacerlo. Con el transcurso de los años nos informamos gracias al Departamento de Bromatología del Municipio de Tigre, y a partir de ahí le dimos la importancia que correspondía”.

 

Protocolo antigluten

 

“Más tarde averiguamos sobre las empresas que proveían de viandas sin tacc y se creó en cada cocina una caja que contiene elementos especiales totalmente higienizados (cuchillos, repasador, guantes, etc.)  y además cada caja tiene un precinto para que el cerrado sea hermético.  Estas cajas se abren solo cuando a la cocina llega un pedido para un cliente celíaco. A partir de ahí se pone en marcha una especie de protocolo o sistema”, contó Eduardo.

 

Mozos con distintivo

 

“Cada plato que sale sin tacc tiene un sticker pegado para que el cliente se quede tranquilo. Los mozos que están informados sobre el protocolo, llevan en su uniforme un pin con el logo sin tacc. Esto es para que cliente celiaco sepa que nuestro personal está apto para atenderlos. Nosotros capacitamos al mozo con charlas internas”, dijo el chef.

 

“Los mozos deben entender todo el cuidado. Se levanta toda la mesa utilizada, se fajina todos los cubiertos para eliminar cualquier tipo de contaminación. El celíaco tiene su panera especial y sus cubiertos”.

 

“Cuando uno va a un restaurante siempre le traen pan o algún queso, nosotros nos enfocamos en que el celiaco debe tener lo mismo. El pan que compramos viene en su versión para celíacos, al igual que los bizcochos y las galletitas y además tenemos un queso untable sin tacc”, agregó.

 

Mensaje al celíaco

 

“Queremos que sea un cliente más, no nos cambia que sea celíaco. Es una persona como el resto. Esta es la política de Trilenium. No es un bicho raro que vino a comer, sólo tenemos que tomar mayores cuidados.  Queremos brindarle todas las seguridades para que se sientan bien”, dejó en claro Eduardo.

 

 

Igualdad en los precios

 

El menú sin gluten se cobra el mismo precio que los menú con gluten. La pizza, las empanadas, el tiramisú, etc. Todo vale lo mismo”, aseguró Romay.

“No nos interesa lucrar con los celíacos. En muchos lugares sí lo hacen ya que los precios de los alimentos sin tacc son muchos más caros que los que contienen gluten”, expresó.

“Tenemos mucha gente que come acá y tienen celiaquía y por suerte nos agradecen por la manera en la que los atendemos. No tuvimos casos de clientes que se hayan sentido mal”.

 

Del proveedor a la cocina

 

“La mercadería nos la da un proveedor y apenas ingresa a la cocina, el producto va a para a un freezer especial. Además tenemos hornos, cámaras de frío y repisas exclusivas para los productos sin tacc”, precisó Eduardo.

 

“Hace un tiempo, comparábamos mercadería sin tacc una vez cada tres meses. Hoy estamos comprando una vez cada quince días y varias veces nos pasó de tener que reforzar con compras semanales. Esto se debe a que cada ves es mayor la demanda de estos alimentos”, agregó.

 

Charlas de capacitación

“Hace un tiempo damos charlas al público y para poder participar traen algún producto para donarlo a alguna institución. En cada charla siempre explicamos como cocinar y manipular un alimento sin tacc. Vienen alrededor de 150 personas”, precisó el chef especializado.

“Vienen padres de chicos celíacos también, para aprender las recetas. El otro día enseñamos a hacer medialunas sin gluten. La gente se va fascinada”, dijo Eduardo.

 

(Visited 877 times, 1 visits today)
Artículos Relacionados
Comentarios