Se la conoce como la enfermedad de Hashimoto y afecta principalmente a las mujeres. Modifica por completo el metabolismo. El doctor Ernesto Crescenti nos ayuda a entender este problema de salud.

 

La glándula tiroides se encuentra situada en la parte delantera del cuello, y tiene como función generar dos tipos de hormonas, la tiroxina (T4) y la trydotironina (T3). Estas dos sustancias son las encargadas de regular la forma en la que nuestro cuerpo utiliza la energía. Es decir que controlan el metabolismo.

 

Sin embargo, aquellos que sufren la enfermedad de Hashimoto ven cómo su metabolismo se trastoca por completo. Esto sucede porque el propio sistema inmune se rebela contra el organismo, produciendo anticuerpos que atacan a la glándula tiroides, que pierde su capacidad para producir las hormonas necesarias para satisfacer al cuerpo y causa así el hipotiroidismo.

 

Pueden padecer este trastorno las personas, en su mayoría de sexo femenino, con antecedentes familiares de enfermedades tiroideas. Dependiendo del paciente, los síntomas pueden tardar meses o años en aparecer, dado que es una enfermedad que se manifiesta con un desarrollo lento.

 

Un examen físico del cuello puede detectar si existe hinchazón en la glándula. No obstante, en algunos casos esta situación no es visible, por lo que se requiere un análisis de sangre que

muestre la cantidad de hormonas tiroideas que el cuerpo está produciendo. Tras su reconocimiento, el siguiente paso es estabilizar el organismo y tratar la enfermedad de manera crónica.

 

Asesoró el doctor Ernesto Crescenti (MN: 50.776), médico, investigador y director del Instituto de Inmunooncología “Dr. Ernesto J. V. Crescenti”

(Visited 1.135 times, 1 visits today)

“No te pierdas esta oferta lanzamiento"
El primer E-book con las 50 mejores recetas para Celíacos”