La licenciada en Nutrición Betina Kamrla describe los distintos tipos de grasas y aceites, y recomienda las formas de consumo más saludables.

Las grasas constituyen uno de los macronutrientes que necesita nuestro cuerpo, en una proporción adecuada. Es decir, todos necesitamos grasas para vivir saludablemente.

Algunas son más recomendables que otras, pero requerimos de un consumo diario razonable. La ingesta diaria general recomendada es de entre un 30 y un 35 por ciento de grasas del valor calórico total.

Cada persona, según su condición, deberá ajustar la ingesta de cada tipo a su requerimiento diario, teniendo en cuenta que el tipo de grasa y su forma de consumo pueden elevar o disminuir el colesterol.

Según las guías alimentarias para la población argentina, los aceites y grasas nos aportan energía y vitamina E. Las semillas y aceites poseen grasas indispensables para nuestra vida. Los encontramos en estado líquido, a temperatura ambiente (aceites), y en estado sólido (grasas).

Las grasas son uno de los macronutrientes que nuestro organismo necesita porque cumplen diferentes funciones: energética, estructural, de sabor y de textura de alimentos, entre otras.

Algunos ácidos grasos son denominados esenciales, ya que solo se pueden obtener a través de la alimentación y no pueden ser sintetizados por el ser humano.

Mejor crudos que cocidos

A la hora de elegir la forma de consumo de las grasas y aceites, hay que tener en cuenta que son más saludables crudos que cocidos.

También hay que pensar en el medio de cocción de los alimentos. Los métodos más recomendados son al vapor, por hervor, al horno y/o a la plancha, es decir, sin el agregado de un cuerpo graso.

En cambio, las formas menos recomendadas son con el agregado de un cuerpo graso, como lo son el salteado y la fritura. El primero se realiza con un rocío o poca cantidad de cuerpo graso y es preferible antes que la fritura.

De todos modos, si se va a realizar una fritura siempre se sugiere hacerlo con un aceite nuevo, de modo de evitar que se reutilice un aceite ya cocinado.

También se recomienda escurrir bien el alimento frito.

Conclusiones sobre las grasas y aceites

Deberíamos entonces comprender que de todas las grasas necesitamos una proporción acorde. Se aconseja tener un consumo predominante de las grasas denominadas de mejor calidad y un consumo mínimo de las de menor calidad, tratando de evitar las grasas trans.

A su vez es recomendable combinar las grasas con vegetales y/o frutas. Concientizar acerca del uso de las grasas y las formas de cocción de los alimentos podrá ayudarnos a mantener niveles adecuados de colesterol bueno, colesterol malo y triglicéridos, y a proteger nuestro organismo.

Grasas y aceites sin TACC

De tener que llevar a cabo una dieta sin TACC, se puede consultar en el listado integrado de alimentos sin gluten, actualizado por el ANMAT, cuáles son las grasas y los aceites aptos para su consumo. Además, tomar los recaudos necesarios a la hora de la manipulación de estos para evitar la contaminación cruzada.

(Visited 3.833 times, 1 visits today)
Artículos Relacionados
Comentarios