Lo dijo María Constanza Cerundolo, mediocampista del seleccionado argentino de hockey femenino que ganó la medalla de Oro en los Juegos Olímpicos de la Juventud. “La preparación física y la alimentación fueron claves para ser campeonas”, dijo “Coni”, quien recibió a CeliCo en su departamento. En una charla íntima nos contó todo lo que vivió en Buenos Aires 2018.

 

María Constanza Cerundolo, tiene apenas 18 años, juega al hockey desde los 7 en Belgrano Athletic Club y ya escribió su página en la historia del deporte argentino. Su familia, sus amigos, y sus compañeras le dicen “Coni” cariñosamente. Le sacó brillo a la camiseta número 4 de Las Leoncitas, metió 7 goles en el torneo, se colgó la medalla de oro y no perdió su humildad. Agradece cada saludo y cada una de las felicitaciones.

 

Entrenamiento extremo en la previa de las JJOO.

 

“Entrenamos muy duro, hasta tres veces por día, ya que siempre apuntamos a ser campeonas, hubo mucha exigencia y entrenamos con los Leoncitos (el seleccionado juvenil masculino de kockey) que nos ayudaron a subir el nivel”, contó Coni.

“Queríamos ser el mejor equipo del mundo y además que se viera reflejado en el juego, no sólo en el resultado”.

“Era agotador, pero estuvimos muy bien con el descanso y la alimentación. Teníamos que estar en todos los detalles para recuperarnos bien”.

“Es un grupo muy divertido, hicimos giras por Río de Janeiro, Valencia y  Mar del Plata”, agregó.

 

Los estudios para ser ingeniera

 

“Estoy estudiando para ser Ingeniera en Sistemas y durante los Juegos falté mucho a la cursada. En la etapa de entrenamiento aprovechaba el tiempo que me quedaba entre medio de los turnos. Ahí era cuando podía hacer cosas de la facultad”, explicó la mediocampista.

“Hablé con los profesores para ver que fecha podía ir a rendir los parciales y mis compañeras me mandaban fotos con lo que se había visto en el día de la cursada, todos me re bancaron”, admitió Coni.

 

La lista final y convocatoria oficial para disputar los Juegos

 

“La lista final nos la dieron 3 días antes de entrar a la Villa Olímpica. Estábamos todos en el comedor del Cenard (Centro de Alto Rendimiento Deportivo) junto a los Leoncitos. Nombraron a los jugadores que quedaron afuera de la convocatoria y como a mí no me nombraron, me di cuenta que iba a jugar los Juegos Olímpicos”.

“En ese momento me emocioné, me abracé con las chicas y después empecé a llamar toda mi familia. Estaba en shock y no lo podía creer”, confesó Constanza.

 

La dieta sin TACC en plena competencia

 

“La nutricionista nos dejó consumir algunas harinas pero apenas pisamos la Villa Olímpica, ‘Vicky’ (Victoria Rivera, Preparadora Física de ambos seleccionados de hockey juvenil) la preparadora física nos sacó todas las harinas. A partir de ahí empezamos a comer carnes, frutas y verduras”, precisó Coni.

“Desayunábamos un yogur con dos frutas, al mediodía comíamos carne con ensalada y a la noche solo una ensalada más una fruta o un té, para así dormir livianas”, detalló la joven.

 

“Teníamos un cartel para poder acceder a un stand gluten free, comimos muy bien y había mucha variedad”, relató la Leoncita. En medio de la villa Olímpica la organización montó un comedor donde había comida para celíacos.

 

“Con esa dieta me sentí muy bien. Por momentos sentía la falta de hidratos de carbono pero enseguida lo reemplazábamos con una barra de cereal o galletas de arroz”, explicó la mediocampista.

 

“Éramos estrictas con la comida, el descanso fue clave y la convivencia con deportistas de otros países fue muy linda. Hicimos todo prolijo, nos divertimos y fue una experiencia única”, agregó.

 

 

Las dos claves para ser campeonas

 

“Tuvimos dos cosas fundamentales; la primera tiene que ver con la preparación física y mental, nunca vi algo igual. El entrenamiento era extremo y todo lo fuimos cumpliendo al detalle. El descanso, la alimentación. Con esto hicimos la diferencia.

“La segunda fue se trató de un equipo de hermanas, dentro y fuera de la cancha. Cuando no hay problemas internos eso se ve reflejado en el funcionamiento del equipo”

 

La final (Argentina 3 India 1)

 

“Eran buenísimas las Indias, fue muy duro pero nosotras supimos hacer la diferencia”, expresó la Leoncita.

Cuando terminó el partido se me aflojó todo el cuerpo, ahí sentíamos que ya lo habíamos logrado. Éramos campeonas olímpicas”.

“Ahora tengo la medalla en mi mesita de luz y la miro todos los días. La disfruto y la cuido mucho”.

“Mi objetivo ahora es llegar al plantel mayor y ganar muchas medallas con las Leonas”, admitió Cerundolo.

 

 

 

 

 

 

 

 

(Visited 250 times, 1 visits today)
Artículos Relacionados
Comentarios