Es uno de los ácidos grasos saludables y es fundamental para el buen funcionamiento de nuestro organismo. Lo podemos encontrar en semillas y aceites de lino y chía, vegetales verdes y peces de mares fríos. En esta nota la licenciada en Nutrición, María Müller, nos cuenta los secretos del Omega3.

Muchas personas se preocupan por el calcio, el magnesio y las vitaminas y no le prestan tanta atención a un nutriente fundamental como es el Omega 3. Se trata de un ácido graso saludable que debe estar en toda dieta.

Los ácidos grasos poliinsaturados se clasifican en omega 6 y omega 3. A los primeros los encontramos en los vegetales verdes, semillas de girasol, nueces y germen de trigo. A los omega 3, en semillas y aceites de lino y chía, vegetales verdes y peces de mares fríos y profundos. Los dos son esenciales y deben ser incorporados a través de la alimentación. También hay cápsulas de omega 3, pero deben estar en envases oscuros y protegidos del calor.

En la actualidad se comen en exceso grasas saturadas y grasas omega 6, y una baja cantidad de grasas omega 3. Las semillas deben ser trituradas para su consumo para que el cuerpo las absorba. Las de chía y lino se pueden remojar en agua y forman un mucilago muy bueno para el intestino.

 

Omega 3 en niños

Tiene importancia en todas las etapas de la vida: desde el momento de la concepción, el embarazo y la infancia hasta el resto de su vida. La salud mental de nuestros niños ha estado deteriorándose durante los últimos años a un ritmo acelerado. Los desórdenes mentales que raramente se veían, ahora son comunes. Una relación entre la salud mental de los niños y el omega 3 puede servir de explicación del por qué todos estos desórdenes mentales están aumentando a un ritmo acelerado. El peso del cerebro está compuesto aproximadamente por un 60 por ciento de grasa. DHA (ácido docosahexaenoico) uno de los dos ácidos grasos esenciales que forman el aceite de pescado omega 3, es la grasa más abundante del cerebro. Mucha de la grasa encontrada en el cerebro está en las membranas de las neuronas y en la mielina, envoltura protectora que las cubre. Si un niño o un adulto tienen deficiencia de grasas apropiadas, su cerebro no funcionará en forma óptima. Los niveles bajos de DHA se han asociado a depresión, a pérdida de la memoria, a la demencia y a problemas visuales. DHA es particularmente importante para los fetos y los niños. El contenido de DHA del cerebro del niño se triplica durante los primeros tres meses de la vida.

Bajas cantidades de omega 3 pueden ocasionar:

  • Dificultades de aprendizaje.
  • Problemas de comportamiento.
  • Oscilaciones del humor.
  • Dificultades para dormir.
  • Déficit de atención e hiperactividad.

 

Beneficios de las grasas saludables:

 

  • Mejoran problemas en la piel y el cabello.
  • Previenen y mejoran enfermedades autoinmunes, como artritis, psoriasis, eczema, etcétera. • Ayudan a disminuir el colesterol.
  • Dan elasticidad a las células.
  • Previenen formación de arterosclerosis.

 

Profesional consultado:

Licenciada en Nutrición María Müller, Asociación Argentina de Médicos Naturistas www.aamenat.org.ar

(Visited 202 times, 1 visits today)
Artículos Relacionados
Comentarios