Muchas son las enfermedades donde la alimentación juega un papel fundamental para el tratamiento. En este sentido la celiaquía está en primer lugar porque se tratan de dietas que se realizarán de por vida. Para que una persona que padece esta enfermedad es muy importante “la mano amiga”.

 

Momentos de frustraciones, angustias y la necesidad de contar con mucha voluntad para no abandonar el tratamiento son sensaciones por las que atraviesa una persona que debe realizar una dieta sin TACC.

El alimento es una necesidad vital que compartimos con otros en todo momento. Si bien esto es normal y cotidiano para cualquiera, para un celíaco requiere de toda una organización y un planeamiento. ¿Qué se va a comer? ¿Habrá algo apto o tendré que llevarme la vianda? ¿Tomarán los recaudos para evitar la contaminación cruzada? ¿Me tendrán en cuenta o me quedaré sin comer? Estas preguntas surgen una y otra vez ante cada situación que se presente para comer fuera de casa.

Las sensaciones que acompañan estas preguntas pueden ser de hastío, negación, bronca, discriminación y hasta agotamiento. Por eso es fundamental los gestos que pueden llegar a tener personas del entorno. Ellas pueden hacer que la vida del celíaco sea un poco más fácil.

Qué gratificante resulta contar con lugares de comida que posean platos aptos para celíacos y donde sus empleados estén capacitados para tal fin. Esto nos aporta la tranquilidad suficiente como para relajarnos y poder disfrutar de algo sabroso sin pensar más allá. Y qué mimo al alma es saber que alguien pensó en nosotros, los celíacos, y nos preparó algo apto con sus propias manos. Nunca falta la cuñada que hace un budín, una abuela que amasa las pizzas o una amiga habilidosa que nos sorprende con alguna cosa rica. Tampoco faltan las amigas, no tan amigas de la cocina, que al menos se acuerdan de comprar alguno de los tantos productos existentes en el mercado para poder ofrecernos.

Como siempre, la comprensión y el ponerse en el lugar del otro ayudan a ver las cosas con otros colores. Lo que parece sencillo para unos es todo un mundo para otros y, en ese mundo, el tener una mano tendida con algo que podamos comer es de invalorable ayuda.

 

Profesional consultado: Laura  Gonzalez, licenciada en Nutrición y celíaca

(Visited 23 times, 1 visits today)
Artículos Relacionados
Comentarios