Etiqueta: sin gluten

¿Conoces la Goma Xantana? ¿Sabes para qué se usa? ¿Qué sustituye? ¿Si tiene gluten?

Si te estás familiarizando con la cocina sin gluten, es posible que sea un ingrediente desconocido para ti.
Es difícil hacer pan sin gluten (o cualquier tipo de bizcochos o masa)  con la misma textura y sabor que el que lo contiene, lo sabemos.
Y precisamente por eso hoy te vamos a hablar de la goma Xantana.

¿QUÉ ES LA GOMA XANTANA?

La goma xántica, Xantana o Xantan es un polisacárido que se conoce como E-415 (seguro que si consultais las etiquetas os resulta familair) con aspecto de polvo blanco que se disuelve perfectamente en el agua y que se agrega como aditivo natural y espesante.
Es un carbohidrato, o hablando más específicamente, un polisacárido natural de alto peso molecular que se fabrica a partir de ingredientes de origen natural.
Muchas veces proviene de la fermentación del maíz (¡cuidado con los intolerantes al maíz!) y se utiliza en muchos alimentos que nos rodean como bebidas, salsas o productos lácteos (como helados) por su capacidad de estabilizador.

¿Sabías que la Goma Xantana se utiliza también para reducir tanto el nivel de azúcar en sangre, como el colesterol en las personas que padecen de diabetes?

¿PARA QUÉ SE USA LA GOMA XANTANA?

La goma Xantana se puede usar como:

  • Espesante
  • Estabilizante
  • Emulsionante

Por ejemplo en:

  • Ensaladas
  • Salsas: Logra que el aderezo se mantenga en la parte superior, aportando estabilidad hasta períodos de un año.
  • Productos instantáneos
  • Postres
  • Pastelería
  • Productos lácteos y derivados: Como en los helados; que evita que se formen cristales de hielo al introducirlos en el congelador, además de actuar de estabilizador.
  • Jugos de fruta y bebidas gaseosas: Ayuda a mantener la suspensión de la pulpa de fruta, proporcionando un mejor aspecto al zumo o refresco.

¿CÓMO SE UTILIZA LA GOMA XANTANA EN LA COCINA SIN GLUTEN?

Uno de los grandes problemas del pan sin gluten es que, por lo general,  no tienen la esponjosidad, consistencia y elasticidad propia del plan con gluten y esto produce, entre otras cosas, que  se desmigue. Aunque no sólo sirve para el pan. Puedes utilizar este complemento en bizcochos, masas y repostería en general.
De modo que, como decimos,  la goma Xantana sustituye el efecto “pegante” y espesante de gluten en la panadería y pastelería libre de gluten..

Principalmente hay dos formas de usarla:
-Directamente sobre la harina sin gluten
-Disuelta en agua y mezclada. En este caso, que es como más nos gusta utiilizarla a nosotros, se forma un gel gomoso que hace que los bizcochos y panes queden mucho más esponjosos.

¿Qué cantidades debes utilizar y cómo?
Lo primero, y como dicen desde singlutenesmasrico.com, ¡no te pases con la Xantana!
Según la información encontrada en el” BOE núm 44, del 20 de febrero de 2002 (página 6765), el REAL DECRETO 142/2002, de 1 de febrero, por el que se aprueba la lista positiva de aditivos distintos de colorantes y edulcorantes para su uso en la elaboración de productos alimenticios, así como sus condiciones de utilización.
En este documento se establece que la DOSIS MÁXIMA de GOMA XANTANA tiene que ser de 10g por kg de producto (es la misma dosis que de goma garrofín o goma guar, de las que os hablaremos próximamente).”
Así que ten cuidado con las cantidades, ya que la goma Xantana puede producir efectos secundarios si se sobrepasan los 15 gramos al día, ya que es la cantidad recomendada. Si excedes esta cantidad puede llegar a  provocar gases y distensión abdominal, aunque las personas con sensibilidad estomacal pueden padecer los síntomas antes de exceder la cantidad.
Y, además, puede hacer que tu receta quede demasiado espesa, demasiado gomosa. 

La cantidad de goma Xantana que se suele utilizar es entre ½  y 1 cucharadita de goma por cada taza (250ml) de harina.
Al utilizarla, como crea ese efecto de pegamento, sería interesante disminuir la cantidad de ingredientes secos o, en su defecto, aumentar los ingredientes líquidos para compensar. 🙂

El efecto que da este elemento es que nuestros panes o bizcochos  no se desmoronen tan fácilmente como estamos acostumbrados en las recetas para celiacos

Cómo ves, la goma Xantana es un ingrediente que puede salvarte muchas veces en la cocina sin gluten, así que , ¿te animas aprobarla en tus recetas?

Fuente: http://www.glotonessingluten.com

Cada vez son más los grandes chefs que incluyen en sus cartas deliciosas opciones libres de gluten. Entre ellos, encontramos por ejemplo nombres como Andrea Tumbarello, Tamara Ishihara o Luca Rodi, al frente de prestigiosos restaurantes de Madrid. Hoy hemos querido reunirles para que nos cuenten su experiencia en el terreno de la cocina ‘gluten free’ (consejos prácticos incluidos) y, además, nos enseñen a preparar, paso a paso, alguna de sus recetas ‘estrella’. ¡Incluso los no celíacos morirán por devorarlas!

BY ALICIA HERNÁNDEZ

Lejos de modas dietéticas, las personas que no pueden tomar gluten porque son celíacas, alérgicas o sensibles a este componente presente en cereales como el trigo, la cebada o el centeno, tienen cada vez más opciones de comer fuera de casa sin problemas y, lo más importante, sin renunciar al sabor de una buena cocina.

 Hemos preguntado a tres cocineros de distintos estilos cómo elaboran sus platos sin gluten, cuáles son sus trucos y qué receta nos ofrecen para emularlos en nuestros hogares. Y esto es lo que nos han contado.

-ANDREA TUMBARELLO, EL REY DE LA TRUFA Y DE LA PASTA SIN GLUTEN

Fue el diagnóstico de la celiaquía, la intolerancia al gluten, de un amigo lo que hizo que el chef italiano Andrea Tumbarello se planteara cómo cocinar sin gluten en su restaurante Don Giovanni de Madrid. Quería facilitarle la vida a él y a otros muchos clientes que no podían degustar sus platos de pasta. ‘Cuando fui consciente de esta limitación, pensé que tenía que hacer algo al respecto y empecé a trabajar con materias primas que cumplieran unos requisitos a la altura de mis exigencias y con total garantía para la salud de mis clientes’, explica Andrea. Para un celíaco, tener restaurantes donde puede comer tranquilo sabiendo que no va a tener ningún problema de contaminación, es algo muy importante que siempre agradece.

tumbarello_

Cómo se cocina la pasta sin gluten
Generalmente utilizo pasta de la marca Schär, que me ofrece garantía de sabor y calidad. Dentro de su amplia variedad, puedo elegir entre pastas hechas con mezclas de harina de maíz, mijo, arroz o trigo sarraceno. Con estas mezclas se garantiza un mejor valor nutricional que el de un solo tipo de harina. La cocción se hace de forma similar a la pasta con gluten.

La bechamel sin gluten… ¡y perfecta!
Para hacer una bechamel sin gluten la receta es igual que la convencional pero obviamente sin harina de trigo. Yo la hago con estos ingredientes: 250 ml de leche, 30 g de harina sin gluten, 40 g de mantequilla, sal y nuez moscada.

Una salsa ‘con alegría’
Para preparar una salsa picante, poner en una sartén una cucharadita de mantequilla, un diente de ajo, media cebolla cortada en dados y 100 g de bacon; dorar a fuego lento y, después, añadir 500 g de tomates pelados y una guindilla entera. Cocer durante algunos minutos. Sacar la guindilla al punto deseado.

Y de postre…
Lo fundamental es la materia prima y aprovechar los productos de temporada. Por ejemplo, para hacer pastelitos de manzana o una tarta de masa quebrada con frutos del bosque.

RECETA PASO A PASO: ‘Espaghetti alla carbonara l’originale’

Andrea nos enseña a preparar un delicioso plato de espagueti a la carbonara. Su receta original, la que sirve en su restaurante Don Giovanni de Madrid, se elabora sin gluten. Entre los ingredientes que acompañan a la pasta: huevo, aceite de oliva virgen extra, queso Pecorino… ¡y nada de nata! Para acceder al modo elaboración de la receta solo tienes que pulsar aquí debajo, sobre la imagen:

receta_pasta_

-TAMARA ISHIHARA: BOCADOS JAPONESES, EXÓTICOS Y SALUDABLES

Okashi Sanda es el primer japonés 100% libre de gluten de Madrid. Toda la carta es apta para celíacos (certificado por FACE, la Federación de Asociaciones de Celíacos de España), pero además está libre de azúcares refinados y lactosa. Es una decisión personal que la cocinera Tamara Ishihara tomó en su deseo de ofrecer una cocina lo más saludable posible, después de estudiar y documentarse sobre los efectos de estos ingredientes en el organismo. El cambio de la carta coincidió con el del local, que se trasladó del barrio madrileño de La Latina al de Malasaña. La cocina de Okashi Sanda recuperó muchos platos tradicionales, como el katsu-kare, una versión japonesa del curry indio, una receta de esa cocina casera que Tamara recuerda de su infancia. La carta de Okashi Sanda va mucho más allá del shushi y todo el recetario es apto para celíacos, de principio a fin.

tamara_okashi_

Cómo es la cocina japonesa sin gluten

El mayor problema es que en casi todas las preparaciones llevan salsa de soja (que contiene gluten), pero lo podemos solucionar sustituyéndolo por tamari o salsa de soja sin gluten. También hay productos elaborados, como verduras encurtidas, mahonesa japonesa, sopa de miso, etc., que a veces se preparan con salsa de soja o vinagre de malta. Hay que leer muy bien las etiquetas para comprobar que no tienen gluten.

Pasta de arroz

Si deseamos preparar un plato japonés que contenga fideos, el mejor sustituto que he probado hasta ahora son los fideos de arroz. Tanto por su elasticidad y resistencia como por la absorción del sabor.

Tempura sin gluten

Para hacer rebozados crujientes, o incluso tempura, sustituimos la harina por Katakuriko (almidón de patata).También se puede utilizar para espesar guisos. El panko también es una buena solución.

RECETA PASO A PASO: ‘Takoyaki’ o bolitas de pulpo

Tamara nos enseña a preparar Takoyaki (bolitas de pulpo), una de las recetas más populares en Japón. Se elabora en una sartén o plancha especial con el molde de las ‘bolitas’ y van a acompañadas de mahonesa japonesa y el original katsobushi, las escamas de atún seco que en contacto con el alimento caliente se mueven haciendo un efecto casi mágico en el plato. Descubre el paso a paso de esta receta pulsando en la imagen inferior:

takoyaki_

-DABBAWALLA, MENÚ DE MERCADO PARA TODOS

La primera vez que Luca Rodi cocinó sin gluten fue en un encuentro gastronómico en Valladolid, hace unos años. El chef del restaurante madrileño Dabbawalla, que saltó a la fama tras su paso por el programa de televisión Top Chef, se dio cuenta de que no era tan complicado y de que de esta forma su cocina podía llegar mucha más gente.

Así fue como empezó haciendo pequeños cambios en su cocina y enseguida pensó en adaptar toda su carta para ser 100% libre de gluten. Contó con el asesoramiento y control de FACE para convertirse, con todas las garantías, en un restaurante para celíacos, como indica el sello que lo certifica en la entrada.

La cocina de Luca Rodi tiene claras raíces mediterráneas, es un apasionado de los platos de caza y todo lleva su sello personal de creatividad, productos excelentes y presentaciones muy originales. ¿Un ejemplo? Su plato fetiche de Carabinero con manitas de cerdo y tocino ibérico del que se come hasta la cabeza frita en un bocado hipercrujiente, o ese entrante de Ostra ponzu en corteza de cerdo, tan sorprendente.

luca_rodi_

Ni rastro de gluten

Desde el pan que se sirve en las mesas a todas y cada una de las recetas de la carta, del entrante al postre, son aptas para celíacos. El pan viene de obradores artesanos sin gluten, como Celikatessen o Sana Locura. Respecto a las harinas, Luca se ha dado cuenta de que en su cocina no las utiliza mucho, y cuando lo precisa, emplea harinas de maíz, arroz o garbanzos, entre otras, pero en muy pequeñas dosis. ‘Progongo no ligar las salsas con harina, así serán más saludables y digestivas. En su lugar, podemos reducirlas hasta que liguen con la propia proteína de los ingredientes que lleven. Tendremos la precaución de usar menos sal porque, al reducir, se concentran los sabores y la salinidad’, asegura.

Rebozados con frutos secos

Para rebozados crujientes podemos emplear todo tipo de frutos secos, semillas como el sésamo o cualquier variante de maíz fritos. Yo recomiendo mezclarlos con una parte de harina de garbanzos y, si lo pide la receta, también alguna hierba como perejil, cilantro o salvia.

Sustitutos de la pasta

Se pueden encontrar alternativas en otros alimentos, como láminas de apio-nabo para lasañas y raviolis, calabacín o calamar para hacer tallarines. Para ello, hay que limpiar los calamares, aplanarlos y meter media hora en el congelador para que queden rígidos y se puedan cortar en tiras muy finas. No hace falta cocerlos, solo hay que hacer una salsa marinera y a última hora incorporar los ‘falsos tallarines’ ya fuera del fuego para que se hagan con el calor residual.

Postres muy sencillos

Para hacer brownie sin gluten, en lugar de harina de trigo usamos garbanzos cocidos ligeramente machacados y añadirmos algo más del huevo que indique en la receta, el resultado es sorpredente. Para el pastel de zahahoria, trituramos las zanahorias ralladas junto con los huevos y luego añadimos almendras o avellanas trituradas para hacer la masa.

RECETA PASO A PASO: ‘Canelón Rossini’

Una de las recetas más aplaudidas, no solo por los celíacos, es su Canelón Rossini, un plato que inventó el famoso compositor para deleitar a sus invitados en el siglo XIX. Ahora, Luca le da una vuelta de tuerca de forma ingeniosa y sin gluten, ya que sustituye la pasta clásica por finas láminas de apio-nabo o celeri, y la bechamel por un fondo de las carnes del canelón, muy reducido, al que añade mantequilla y nata. Una exquisitez. Aprende a prepararlo pulsando sobre la imagen inferior:

canelon_rossini_

Fuente: www.hola.com

Se trata de un proyecto colaborativo; la iniciativa fue de un par de jóvenes y, en los primeros tres días, ya sumaron más de 500 establecimientos entre restaurantes, bares, heladerías y supermercados.

Si bien Martín Irlicht es celíaco desde hace más de una década, cuando a una de sus sobrinas le diagnosticaron la intolerancia al Trigo, Avena, Centeno y Cebada (TACC) se le ocurrió la idea de armar un mapa con lugares donde su hermano pudiera ir a comer con la pequeña.

En diálogo con LA NACIÓN, el licenciado en comercialización, contó cómo comenzó a tomar forma el mapa. «En primer lugar, hace unas semanas le diagnosticaron a una de mis sobrinas que es celíaca. Los padres, si bien conocen muchísimo sobre el tema porque hace varios años que yo soy celíaco, me preguntaban si existía alguna App en la cual podían buscar que lugares tenían opciones para celíacos. En segundo lugar, unos días antes de armar el mapa, les consulté a algunos amigos que también son celíacos a ver si conocían algunos lugares nuevos, o que yo no haya ido nunca, para ir a comer para no caer siempre en los mismos restaurantes».

La ayuda siguió llegando: «Mi novia, mis amigos, familiares cuando van a comer afuera y ven que en la carta indica que hay platos para celíacos, siempre me escribían y me decían ‘En tal lugar tienen menú para celíacos'»

«Por último, el año pasado estuve viviendo en Israel y había una chica que tenía una cuenta de Instagram que subía cosas de lugares Gluten Free en Tel Aviv y fue armando el mapa en Google Maps con los lugares que contaban con opciones aptas», detalló Martín que tiene 26 años.

Lo que terminó de impulsar al joven a hacer el relevamiento fue la falta de un lugar confiable para chequear: «Seguía una página de Facebook que contaba con establecimientos aptos para celíacos, pero sentía que no estaba actualizada. Me pasó de ir a lugares que aparecían allí y ya no existía o que todos los lugares que me pasaba la gente no estaban incluidos. Es por eso que decidí empezar a buscar información de lugares aptos, sumado a todo el listado que ya tenía y empecé a cargar los lugares».

Ahí apareció su amiga, Natasha Lewin, que tenía una cuenta de Instagram que se llama «SerGlutenFree». Martín le contó su idea y la licenciada en publicidad se sumó. «Le copó la idea; me dijo que le encantaba. A ella le llueven mensajes de personas que le consultan donde pueden comer, entonces vimos la necesidad de crear algo para ayudar a las personas para que sepan donde pueden comer y lo tengan al alcance de la mano en todo momento. Así que empezamos juntos a sumar lugares y ya tenemos más de 500. La idea es ir ampliando el mapa con lugares de todo el mundo, pero empezamos a centrarnos y actualizar bien Argentina».

El mapa «Lugares Gluten Free» fue lanzado el domingo pasado y, en tres días ya recibió más de seis mil visitas, dijo entusiasmado Martín y contó que ya recibieron más de 100 mensajes por todos los medios para que sumemos lugares. «Creemos que este número va a ir aumentando fuertemente a medida que se conozca el mapa. En los primeros 3 días ya ingresaron al mapa más de 6 mil personas. Si se sigue difundiendo como hasta ahora, vamos a seguir sumando muchos lugares nuevos».

Para quien quiera aportar lugares a sumar en el mapa debe enviar un mensaje a lugaresglutenfree@gmail.com para que Martín y Natasha los incorporen. «Ya nos escriben restaurantes, bares, emprendimientos de comidas sin gluten, para que los sumemos al listado. Estamos impresionados con la difusión que tuvo en los primeros días»

Las dificultades actuales

Ante la consulta de cuál es la mayor dificultad cuando van a ir a comer o tomar algo, Martín contó: «El mayor problema hoy por hoy es la contaminación cruzada. Tal vez vas a comer a una parrilla confiado en que podés comer carne, pero resulta que en la misma parrilla hacen provoletas que les ponen harina. Entonces hay que asegurarse que la carne no vaya apoyada en el mismo lugar, que no utilicen el mismo utensilio y tengan todos los cuidados para que no se contamine con nada. O pedir unas papas fritas y que estas no estén hechas en el mismo aceite que hicieron milanesas, empanadas, rabas. Lo ideal es que puedan preparar la comida en una parte de la cocina separada, con tablas, cuchillos, fuentes, sartenes separadas, que las utilicen solo para los celíacos».

«Otro gran problema es la desinformación de los mozos. Creemos que en este punto hace falta una fuerte capacitación en todos los restaurantes explicando que es la celiaquía, que es lo que podemos y no podemos, lo que nos puede pasar si comemos gluten y los cuidados necesarios que hacen falta para servir un plato 100% garantizado», dijo Martín y concluyó: «Muchas veces en lugares que ofrecen opciones para celíacos, como por ejemplo una hamburguesa con pan apto, la cobran más caro solo por el hecho de ser con pan sin gluten».

MAPA COLABORATIVO

Fuente: http://www.lanacion.com.ar

 

Todos los celíacos de Argentina saben lo difícil que es encontrar platos libres de gluten que sean ricos y accesibles. Sin embargo, poco a poco esa problemática se está convirtiendo en cosa del pasado. ¿Por qué lo decimos? porque son cada vez más las opciones #CeliacoFriendly que surgen en el mercado.

Cooking Time Gluten Free es el nuevo espacio destinado a todos aquellos que deben o quieren seguir una dieta libre de TACC (Trigo, Avena, Centeno y Cebada). Cheesecake de frutos rojos,  mousse de maracuyá , selva negra y lemon pie son algunas de las delicias que ofrece este local situado en Laprida 1954 – Recoleta.

“La idea de armar Cooking Time surge por  mi marido, Horacio, que es celíaco desde hace veinte años. Cocinarle a él era un tema bastante complicado. A raíz de esto empecé a cocinar y a darme cada vez más maña con las masas y harinas sin TACC. Mis platos les gustaban a todos, lo que hizo crecer mi entusiasmo. Por el sabor muchos no creían que fueran libres de gluten. Eso me animó a pensar en poner un local de comida sin TACC” , cuenta Natalí Sulca, pastelara y dueña de este lugar 100% gluten free.

Sin embargo, eso no es todo. Para la alegría de los celíacos y de todos sus familiares y amigos, Cooking Time ofrece también variedad de pastas, pizzas, panes, tartas, empanadas, chipá y sandwichs de todo tipo.  Todos los productos que se comercializan son libres de conservantes y están aprobados por ANMAT.

Fuente: http://rouge.perfil.com

CBN. El equipo de Francisco Barro, del Instituto para la Agricultura Sostenible de Córdoba,  ha logrado, mediante una técnica de modificación genética, eliminar el 90 por ciento de las gliadinas en el trigo.

Lo lograron mediante la adición de genes que desencadenan un proceso llamado interferencia de ARN, que impide la formación de proteínas específicas el trigo. Pero debido a que los genes de la gliadina permanecen intactos, en teoría, existe el riesgo de que el trigo pueda generar nuevamente estas proteínas.

Entonces, el equipo de Barro aplicó la edición de genes CRISPR para deshacerse completamente de estos genes. Esta es una tarea muy compleja porque no hay menos de 45 copias del gen de la principal proteína de gliadina que origina estos problemas. Sin embargo, el equipo de Barro informa que ya han logrado eliminar 35 de los 45 genes.

Hay un número significativo de que personas tienen una enfermedad autoinmune llamada enfermedad celíaca. Su sistema inmunológico responde incorrectamente al gluten, que puede dañar el revestimiento interno del sistema digestivo y llegar a causar diarrea, vómitos, malnutrición, daño cerebral e incluso cáncer de intestino.

De esta forma, los celíacos, obligados a evitar el gluten, podrían tener pronto un pan (y pasteles) apto para su consumo, evitando que se desencadene esta reacción inmune adversa y peligrosa en 1 de cada 100 personas.

Debido a que las nuevas cepas todavía contienen algunos tipos de gluten, el trigo todavía se puede usar para hornear pan. “Se considera que es bastante bueno, ciertamente mejor que cualquier otro en las estanterías sin gluten”, dice Jan Chojecki, de PBL-Ventures, en el Reino Unido, que está trabajando con inversores en América del Norte para comercializar productos elaborados con este trigo modificado genéticamente.

El gluten es el término general para todas las proteínas en el trigo y los cereales relacionados. Durante la cocción, estas proteínas se unen para formar cadenas elásticas, que es lo que mantiene los panes y los pasteles compactos.

Sin embargo, no todas las proteínas de gluten activan esta respuesta: el principal culpable es un grupo llamado gliadinas.

Es necesario deshabilitar más genes antes de que la cepa CRISPR esté lista para las pruebas, pero valdría la pena todo el esfuerzo: el equipo ya ha demostrado que la cepa de trigo GM produce un pan aceptable. No se puede usar para hacer panes grandes, pero es lo suficientemente bueno para baguettes y panes pequeños, indica Jan Chojecki.

“Algunas personas estarán muy contentas con este hallazgo”, dice Sarah Sleet, responsable del grupo de pacientes Celiac Reino Unido, entre otras cosas porque es difícil mantener una dieta sin gluten.

Sin embargo, otros pueden no querer comer alimentos genéticamente modificados, o correr el riesgo de que algunos componentes desencadenantes del sistema inmune puedan a pesar de ello estar presentes en el trigo, dice Sleet.

Ya se están llevando a cabo pequeños ensayos del trigo transgénico con grupos de 10 a 20 personas con enfermedad celíaca en México y España. “Todo lo que puedo decir es que los resultados son muy alentadores”, dice Chojecki.

Referencia de la revista: Plant Biotechnology Journal, DOI: 10.1111 / pbi.12837

Fuente: https://cordobabuenasnoticias.com