Celiacos

Es la historia de Carina Maldonado, bombera del Cuartel Central de Benavídez. Durante ocho meses tuvo que estar retirada de las emergencias porque se descompensaba permanentemente. Algunos médicos le decían que solo sufría ataques al hígado. Hoy come sin gluten junto a sus compañeros.

Celico visitó el Cuartel Central 144 de Benavídez, en el partido de Tigre, para conocer a fondo la historia de Carina Maldonado (42), bombera voluntaria de ese cuartel y madre de tres varones (Lautaro, Facundo y Francisco).

Además de ser bombera experta en rescate acuático, Carina es cheff y se dedica a la cocina sin gluten. Vende pedidos por encargo y con eso también lleva un sustento económico a su casa. Pronto abrirá su emprendimiento gastronómico con el nombre de su ahijada “Catalina, Todo para Celíacos”.

En medio del salón de reuniones del Cuartel dialogamos mano a mano con ella:

 

Los primeros síntomas

“Empecé con mucho dolor de cabeza, descompensaciones. Sobre todo, los lunes porque sentía las consecuencias de comer pastas y asado durante el fin de semana. Después durante la semana los síntomas se disimulaban porque comía frutas y verduras.

“En referencia a estos malestares los médicos me decían que eran ataques de hígado y me daban una Buscapina. Me sacaron las carnes y los pimientos, pero yo me seguía sintiendo mal.

“Fueron casi 8 meses de dolencias en el cuerpo, además sufría diarrea y vómitos, no tenía ganas de comer y en consecuencia llegué a perder 16 kilos”.

 

El día de la detección

“Fue hace dos años. Tuve una descompensación muy grande, me llevaron al hospital de Pacheco y ahí un médico clínico me sacó sangre y me hizo el estudio para celíacos. Ese mismo día me lo detectaron, ese médico para mí fue clave”.

“Ese doctor me recomendó un médico gastroenterólogo y comencé con el tratamiento. Enseguida me dijeron que me quedara tranquila, que era una enfermedad que implicaba una dieta pero no la ingesta de medicación”.

 

Episodios de contaminación cruzada

 

“Sufrí mucho eso, una vez me pasó que en medio de un descuido en un cumpleaños, alguien puso migas de pan en mi comida y me descompensé”.

“Si yo me siento mal no salgo a un operativo, porque puedo afectar al resto. Tienen que salir los que mejor estén. Durante esos ocho meses de dolencia me retire de las emergencias”.

“Al principio me costaba acostumbrarme y tuve episodios de contaminación con el mate. Un día no me di cuenta comí una miga de una torta frita y me empecé a brotar, ahí enseguida tomé mucho líquido y me depuré”

 

El día a día en el Cuartel

 

“Cuando yo cocino me traigo mis utensillos especiales, lavo todo para que no haya contaminación cruzada. Varias veces hice fideos con tuco sin gluten y ellos (por sus compañeros) lo comen. Compartimos comida sustanciosa como guiso de lentejas y mondongo sin gluten”.

“Y si no hay comida sin tacc, el jefe del cuartel (Comandante Mayor, Alfredo González) se encarga de comprar los alimentos sin gluten y así puedo compartir el almuerzo con mis compañeros”.

“Ellos en solidaridad muchas veces no comen cosas con harinas. Comen conmigo la pasta frola o la torta de manzana sin gluten. También me traen un Chocoarroz”.

 

El cuidado en casa y los padecimientos de comer afuera

 

Carina tiene tres hijos varones, pero convive sólo con uno. “Él come todo sin TACC, no tiene problemas. Si quiere comer un sándwich lo come en otro lado”.

“El hecho de comer fuera de casa lo padezco bastante, sobre todo porque a los empleados, que muchas veces tienen buena voluntad, no los capacitan. En los autoservicios, por ejemplo, me pasó varias veces que confunden la leche descremada con la leche sin tacc”.

“Si voy a la casa de alguien, trato de llevarme vianda. Pero varias veces dejé de salir porque desconfío de los lugares. Por ejemplo, en un local de comida rápida, en una oportunidad, casi más me descongelan un pan, en el mismo horno que utilizan para calentar las medialunas”.

 

La depresión y el coraje de salir adelante

 

“El proceso del enojo y la depresión la pasé. Cuesta salir de eso, cada uno reacciona como puede. A mí me sirvió la ayuda de mis compañeros, me acompañan”.

“Apenas me lo detectaron, me asusté porque no sabía que hacer en mi casa, con mis amigos y con mis familiares, porque ellos no sabían cómo manejarlo. Te condiciona socialmente”.

“Pensé en dejar de venir al cuartel porque creía que mi profesión no era compatible con mi enfermedad. Pero me senté con mis compañeros y lo solucioné, lo entendieron. Además nosotros llevamos muy adentro la empatía con el otro. Preocuparnos por el prójimo es parte de nuestra personalidad”.

Así lo determinó un Tribunal Superior de Castilla y León ante el caso de un trabajador celíaco que le reclamó a la empresa donde trabaja, un menú libre de gluten para comer en medio de su jornada laboral. El fallo remarca que es “discriminatorio” no otorgar este tipo de dietas.

 

Los empleados celíacos ya tienen derecho a comer un menú sin TACC en el comedor de su trabajo.  Así lo ordenó el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla y León en un fallo histórico con el que atendió el reclamo de un trabajador.

 

 El caso

Se trata de un empleado que se desempeña como técnico asistente del menor, en centros juveniles. Le reclamó a su empresa la aplicación del convenio colectivo de trabajo para que le entregaran una dieta especial. Pero la dirección del centro rechazó el pedido y le informó que no le facilitarían un menú diferenciado. Solo le ofrecieron la disponibilidad de un horno microondas para que pudiese calentar su propia vianda.

Un juez en lo social, en un fallo de primera instancia, respaldó a la empresa y sostuvo que el trabajador tenía derecho solo a comer gratis y no a beneficiarse con un menú especial.

El empleado apeló el fallo y la causa recayó en el TSJ. Ese organismo judicial determinó que la empresa debe hacerse cargo de un menú sin TACC «de lo contrario, razona el tribunal, supondría un trato discriminatorio al negar este beneficio a determinados trabajadores sin compensación alguna respecto al resto de sus compañeros. Por ello, no resulta admisible, subraya, que la dirección del centro solo ofrezca a los trabajadores llevar su propio menú, facilitándoles un microondas para poder prepararlo».

 

¿Que dice el convenio colectivo de trabajo en España?

«Establece el derecho a un servicio de comida gratuito para todos los empleados cuya jornada coincida con los horarios de comida del centro, siempre que este disponga de cocina». Esto se aplica en comedores de empresas que tengan en su staff más de 50 empleados.

El fallo del TSJ sobre el caso del trabajador celíaco remarca también que «el convenio colectivo no solo reconoce al personal el derecho al disfrute gratuito del servicio de comidas, sino también a que el menú se adapte a las dolencias de los trabajadores, máxime cuando el centro dispone de los medios necesarios para ofrecerlos».

 

fuente: «cincodias.elpais.com»

 

 

 

Lo confesó Iván Rakitic, el jugador croata que brilló en el mundial de Rusia. La estrella del Barcelona es el profesional que más partidos disputó en toda la temporada 2017/2018. En diciembre pasado le detectaron celiaquía. Cambió su dieta y hoy es uno de los futbolistas más reconocidos del planeta.

 

Las sensaciones y la solución

 

“Antes de comenzar la temporada hice unos test y vimos que había algo que no estaba bien, tardaba en recuperarme. Vimos que tenía un problema con el gluten y cambié mi dieta para ver la reacción. Hice una dieta libre de gluten y comencé a encontrarme mejor”, contó Ivan Rakitic (30 años) al Diario As de España.

 

En Diciembre del año pasado, luego de las fiestas navideñas, los médicos del Barcelona le detectaron celiaquía y ya en Enero el futbolista comenzó a realizar una dieta sin TACC.

 

“En un análisis me salió que era celíaco, que no podía comer con gluten. Me pasaba muchas veces que después de los partidos me sentía bastante mal, inflado. Y no me recuperaba tan bien. Cambié completamente toda mi alimentación. En casa solo agua, nada de Coca-Cola. También he empezado a trabajar con gente y entre todo eso me ha ayudado muchísimo”, contó el croata en reportaje al diario El País, de España.

En ese sentido el volante también manifestó que “le costaba más tiempo de lo normal recuperarse del esfuerzo hecho en los partidos debido a una extraña sensación de pesadez y que sufría estreñimiento”.

 

Nadie jugo más que él

El mediocampista fue uno de los emblemas de su selección en la Copa del Mundo de Rusia. Junto al jugador del Real Madrid, Luka Modric, hicieron una dupla letal que llevó al fútbol croata a lo más alto de su historia. Disputaron la final contra Francia, y si bien cayeron 4 a 2, fueron la gran sorpresa del certamen y escribieron una página importante. Por primera vez  Croacia llegó a una final mundialista.

 

Sumando el último partido del campeonato del mundo, Rakitic alcanzó los 71 cotejos en la temporada 2017/18, superando los 70 del brasileño Willian, del Chelsea de Inglaterra y los 68 del coreano Son Heung-Min, del Tottenham inglés.  De esa manera el mediocampista del  conjunto catalán se transformó en el profesional como más partidos jugados del planeta, teniendo en cuenta esta última temporada.

 

Sobre el caso Novak Djokovic

“Él lo tiene un poco peor, porque tiene intolerancia a ciertos alimentos. Pero es algo parecido, porque desde que cambié me recupero mucho mejor, más fácil. El intestino no me da ningún problema. De entrada me parecía que no era tan importante, pero cuando lo probé me di cuenta de que había acertado”, dijo Rakitic al diario El País. A estos dos deportistas de alto rendimiento le detectaron la celiaquía ya siendo adultos.

 

Nota de Celico

 

En la edición impresa del mes pasado, CeliCo dio a conocer las cifras que publicó el prestigioso médico gastroenterólogo Dr. Julio Bai, en medio de su exposición en FECALIGLU, el 1º Foro de Empresas de la Cadena Alimentaria Libres. Allí el especialista sostuvo que “el 46% de los deportistas de elite de Europa hacen dieta libre de gluten”

Y citó al crack argentino Lionel Messi (Barcelona), al basquetbolista Emanuel Ginóbili (San Antonio Spurs), al tenista serbio Novak Đjoković y al ex presidente estadounidense Bill Clinton, como algunas de las celebrities que llevan adelántela dieta sin TACC.

 

 

Fuente:

Diario AS de España

Diario El País

Así lo señaló la médica investigadora Elena Verdú, es argentina y está radicada en Canadá hace varios años. Charlamos con ella luego de su exposición en el Simposio Panamericano de la enfermedad celíaca que llevó adelante la Asociación Para el Estudio de Enfermedades del Intestino (AEDEI) en la UCA de Puerto Madero.

La Dra. Elena Verdú, es médica investigadora y profesora asociada de la división de gastroenterología del departamento de medicina de la Universidad McMaster, en Canadá. Dialogó con Celico.

La especialista primero se refirió al evento. “Una jornada fantástica, un público que interactuó con los panelistas, los invitados, fue una combinación perfecta entre especialistas en gastroenterología, nutricionistas y dietistas. Fue un gran éxito”, remarcó.

 

La celiaquía en Canadá

“En Canadá como en casi todas partes del mundo la prevalencia de la enfermedad celíaca es del 1% de la población”. “Hay errores en los diagnósticos y carencia en la conciencia de la enfermedad pero estamos haciendo mejoras educando al público y a los especialistas de la atención primaria de la salud”, explicó la doctora y le atribuyó a la “falta de fondos” para avanzar en estos temas.

La comparación con Argentina

“En Argentina hay mucha más conciencia de la enfermedad que en lugares de Norteamérica”.

“Lo que más me preocupa es la gente no lo tome como una enfermedad vanal, es una enfermedad grave que puede tener complicaciones severas a la largo plazo si no se trata”.

Los médicos sostienen que las dietas libres de gluten que no fueron recetadas por especialistas pueden “ocultar un diagnóstico”. Al respecto hablamos con María Del Carmen Toca, médica especialista en gastroenterología pediátrica del Hospital Posadas.

CeliCo dialogó con ella en medio del Simposio Panamericano de la enfermedad que estuvo organizado por la Asociación Para el Estudio de Enfermedades del Intestino (AEDEI) en la UCA de Puerto Madero.

La celiaquía en niños

“Lo que más preocupa es el subdiagnóstico, que se nos pierdan niños celíacos que no estén diagnosticados, y el sobrediagnóstico, muchos llegan con dietas libres de gluten ya hechas porque los padres sospechan que las harinas les puede hacer mal cuando en realidad no tienen ningún diagnóstico confirmado”, explicó la Dra. Toca.

“Estas dos cosas no son buenas porque así es más difícil identificar la enfermedad, porque encima es una patología para toda la vida. Es importante que el paciente esté seriamente diagnosticado”, resaltó la especialista.

No es el hecho de poner una dieta y ver qué pasa. Eso oculta síntomas y hace desaparecer la positividad de los anticuerpos de la celiaquía. Terminamos no sabiendo si el paciente es o no es celíaco”, advirtió.

La pediatra le recomendó a los padres “que estén atentos a los  síntomas, está bien que piensen en la enfermedad, pero que consulten a un especialista antes de comenzar una dieta”, enfatizó.

Síntomas de niños celíacos

“La talla corta, o un niño que venía creciendo con buena velocidad y de repente se frena sin ningún tipo de explicación, afectaciones en la piel, diarrea, constipación, cambios de carácter, retraso en las menarca en caso de las mujeres (primera menstruación), retraso en la pubertad, entre otras cosas, pueden ser avisos de la enfermedad”, explicó la médica.

 

“No te pierdas esta oferta lanzamiento"
El primer E-book con las 50 mejores recetas para Celíacos”