Es muy importante complementar nuestra dieta sin tacc con actividad física. Aquí te contamos los 20 beneficios de mantenerse activos para los celiacos y ademas que tipo de ejercicios recomendamos según la edad.

Todos pueden, según su capacidad, efectuar ejercicios de baja intensidad (como las caminatas) al menos dos o tres veces por semana. Contribuyen a aumentar la fuerza muscular, la flexibilidad y la movilidad articular.

Los ejercicios aeróbicos, como la marcha rápida, correr, nadar, andar en bicicleta o bailar, se caracterizan por ser rítmicos y sostenidos en el tiempo. Utilizan grandes grupos musculares, especialmente los de las piernas, y permiten una mejor oxigenación en el organismo y buena relajación de los vasos sanguíneos.

Consultar al médico previamente es imprescindible.

1. Previene la obesidad.
2. Fortalece los músculos.
3. Mejora la autoestima.
4. Te sentís y te ves saludable y con más energía.
5. Mejora la circulación.
6. Reduce los niveles de ansiedad y previene estados depresivos.
7. Reduce los dolores de espalda.
8. Alivia el síndrome premenstrual.
9. Mejora el sistema inmunológico.
10. Mejora el sueño.
11. Mejora el equilibrio y la coordinación, y previene las caídas.
12. Mejora la postura y la flexibilidad.
13. Reduce el riesgo de enfermedades cardíacas.
14. Reduce la presión arterial.
15. Reduce los niveles de triglicéridos.
16. Reduce el riesgo de Alzheimer.
17. Reduce el riesgo de cáncer de colon y de mama.
18. Previene y mejora la diabetes.
19. Previene y mejora la osteoporosis.
20. Te ayuda a vivir más y mejor.

Recomendaciones según la edad
• Entre los 5 y los 17 años, se requiere un mínimo de 60 minutos diarios de actividad de intensidad moderada a intensa. Por ejemplo, bailar, trepar, saltar a la soga, andar en bicicleta, jugar a la mancha o patinar. Es importante que sea el niño quien elija qué tipo de actividad desea realizar para que resulte placentera.

• Entre los 18 y los 64 años se recomienda realizar un mínimo de 150 minutos semanales de actividad física de intensidad moderada o 75 minutos semanales de intensidad más intensa, o una combinación de ambas.

• A los mayores de 65 años se les recomienda un mínimo de 150 minutos semanales de intensidad moderada.
En todos los casos, la actividad se puede realizar en forma continua o con intervalos. Por ejemplo, hacer tres repeticiones de 10 minutos cada vez, en lugar de 30 minutos seguidos de cualquier actividad.

Para todas las edades, es recomendable elegir aquella actividad física que permita la adhesión y continuidad en el tiempo.

Es de fundamental importancia estar bien hidratado antes, durante y después de la práctica de actividad física, ya que se pierden grandes cantidades de agua a través de la transpiración.
La deshidratación puede causar síntomas como dolor de cabeza, sueño, distracción, falta de energía o menor  rendimiento físico. Por eso, consumir agua debe ser un hábito, ya que la sed es un aviso del cuerpo frente a
la deshidratación leve.

Si la actividad física tiene una duración mayor a una hora y es de intensidad entre moderada e intensa, se aconseja el uso de una bebida deportiva con el objetivo de evitar la fatiga y reponer las pérdidas de agua, glucosa y electrolitos, como el sodio y el potasio.

 

(Visited 4.749 times, 5 visits today)
Artículos Relacionados
Comentarios