Quienes Somos

10 años de Celi&Co

Llegó el cumpleaños de la primera década de Celico

Cuando nació Celico estábamos embarazados; por eso, la primera dedicatoria fue para Lourdes, que no nacería sino hasta dos años más tarde. Sí, como muchas historias, la nuestra comenzó con dolor y pérdidas: dos embarazos en el camino, al que nunca aflojamos.

Durante diez ediciones siempre le dedicamos a Lourdes cada una de ellas, pues la esperábamos en reposo, con tratamientos, medicación, quirófanos, miedos y amarguras. Dos abortos espontáneos nos cortaron la respiración, pero nuestra fe y fuerzas fueron superiores a la desgracia y volvimos a intentarlo hasta que finalmente Lourdes nació sana y salva, y Silvia estuvo mejor.

Años más tarde, el cáncer, que ya había sido extirpado en duodeno junto con medio estómago y que llegó junto con el diagnóstico de enfermedad celíaca en 2003, se repetiría dos veces en intestinos. Tal vez, nada que ver con la enfermedad celíaca. Solo tal vez.

¿Cómo no dedicar nuestras vidas a este proyecto? ¿Cómo no ayudar y colaborar con nuestra comunidad celíaca? ¿Cómo pedirnos que pensemos que no es una enfermedad? ¿Cómo no tenderle la mano y ofrecerla a quien la necesita? ¿Cómo no construir pensando en positivo, en la salud, en armar y unir, en brindar y recibir afecto, amor, cariño? ¿Cómo no bregar para que todos tengamos alimentos libres de gluten sobre la mesa y que podamos compartirlos, y enseñar lo que nos pasa y necesitamos?

¿Cómo no construir puentes entre los investigadores, los lectores, las instituciones, las empresas, los legisladores, los comerciantes y los comunicadores? ¿Cómo no unir ideas con otras enfermedades y condiciones que conviven con problemas de salud relacionados con la ingesta de gluten? ¿Cómo no convencernos de que la única solución no es la dieta sin TACC? ¿Cómo no soñar que las asociaciones pueden ponerse de acuerdo y construir juntas; al menos construir distinto?

Necesitamos de su participación, críticas e ideas para seguir construyendo un mejor modo de vida para todos quienes vivimos libres de gluten. Nos cabe reconocer nuestras falencias y proponernos mejorar la calidad, la comunicación y los servicios que podamos y pensamos darles, aumentar nuestros aportes, incluir nuevos aspectos y abrirnos al mundo para aprender y demostrar que no estamos mal, que vamos a estar mejor, y que podemos ayudar y ayudarnos.

Luego de diez años, nos sentimos orgullosos de haber logrado progresar, de seguir teniendo proyectos juntos, de ser pioneros, de tener nuevos buenos vínculos, de ser participes y protagonistas de la evolución que estamos viviendo desde entonces en lo personal, en lo editorial, en el mismo mercado libre de gluten, en lo científico, médico y hasta normativo. Gracias a quienes colaboraron, esponsorearon, apoyaron y cuestionaron este proyecto. Gracias a los lectores que nos permitieron continuar y nos siguen dando vida. Gracias a médicos y nutricionistas.

Estamos agradecidos con ustedes, con Dios y con la vida. Los abrazamos con la esperanza de que nos sigamos comunicando mucho tiempo más.

Silvia y Luis Grutarotti